MUJERES EMPRENDEDORAS DE AREQUIPA

By 16 noviembre, 2015 Español
MUJERES EMPRENDEDORAS DE AREQUIPA

La historia de las Mujeres emprendedoras del Cono Norte de Arequipa tiene un común denominador: la falta de oportunidades, la pobreza y la discriminación. De este escenario partieron hace algún tiempo en búsqueda de oportunidades para progresar.

“Ellas están acostumbradas al maltrato sicológico, casi permanente, por parte de la sociedad y a vivir en medio de las carencias, lejos de los recursos básicos necesarios y sin oportunidades tanto laborales como también la oportunidad  para poder estudiar una carrera técnica o universitaria que para ellas es un sueño”, explica María Salomé Calle, docente de desarrollo personal y liderazgo femenino. Sin embargo mantienen vivos sus sueños. Sueñan con poder trabajar para llevar el alimento diario, pero también con  vivir en sus propios hogares sin tener que compartir un mismo techo con dos o tres familias.

En medio  de esta situación  apareció en sus vidas la ayuda de la Fundación Populorum Progressio, que administra la caridad del Papa Francisco en Latinoamérica, para  contribuir con la realización de  sus sueños  mediante  la aprobación de  proyectos productivos y la asignación de  recursos para dotar los  talleres del Centro Educativo de Desarrollo Humano Integral CEDHI Nueva Arequipa y crear una  guardería para cuidar sus hijos mientras estudian.

El Cono Norte de Arequipa está poblado por inmigrantes de comunidades campesinas provenientes de la zona alto andina que vienen aquí en busca de mejores condiciones de vida  y se ven obligados a instalarse  en estos sectores marginados, de extrema pobreza.

“Pensando en los jóvenes y las mujeres cabeza de hogar hemos construido el CEDHI, una institución en donde se pueden capacitar para insertarse más fácilmente en el mercado laboral” explica Monseñor Javier Del Rìo Alba, Arzobispo de Arequipa.

Es una capacitación técnica de altísima calidad que goza del reconocimiento social y empresarial  por eso muchos estudiantes son contratados antes de terminar sus estudios:

“No los quieren perder precisamente por su formación orientada al desarrollo técnico pero también al desarrollo espiritual y al espíritu de cooperación con sus comunidades” puntualiza Monseñor Del Río.

En el CEDHI aprenden elaboración  de productos de la industria  alimentaria y el arte de la cosmetología, entre otros; pero también tienen acceso a cursos que las ayudan a desenvolverse  como personas,  como madres y en  diversos ámbitos laborales.

Muchas emprendedoras formadas en el CEDHI ya echaron a andar sus microempresas: panaderías, floristerías, salas de belleza  y con el producto de su trabajo  logran proveer mayores beneficios para sus hogares.  Son  mujeres que están realizando su sueño, gestoras de su propio desarrollo, con ganas de seguir adelante para ayudar a sus hijos, a sus familias y a su comunidad.

Leave a Reply