Fuente y calidad de vida en Bolivia

By 21 junio, 2016 Español

Imagen enviada por la comunidad como muestra de su agradecimiento.

El Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), está ubicado entre los departamentos del Beni y Cochabamba en Bolivia. Se caracteriza por su amplia y maravillosa diversidad de flora y fauna, lugar resguardado y declarado Territorio Indígena el 24 de septiembre de 1990. Allí habitan más de 20 comunidades indígenas Quechuas organizadas a lo largo del río Ichoa, entre ellas el Buen Pastor y Mercedes de Lojojota.

La comunidad del Buen Pastor está conformada por grupos de 86 familias (aproximadamente 250 personas), las cuales han estado migrando en toda la zona tropical del territorio boliviano. Después de tres migraciones masivas se asientan en Puerto Patiño, lugar donde se erige la nueva Parroquia Santísima Trinidad. Por su parte, la comunidad de Mercedes de Lojojota se encuentra en la zona desde hace más de 30 años; conformada por 32 familias (aproximadamente 100 personas). Ambas poblaciones en su mayoría son jóvenes debido a las altas cifras de mortalidad infantil y de personas de la tercera edad. El promedio de vida se calcula entre los 45 y 50 años a causa de la malnutrición e infección por aguas contaminadas.

“Pedimos su apoyo para estas comunidades pobres y alejadas de nuestra Parroquia. Ellas necesitan su gentil ayuda, con la cual se beneficiarían muchas familias que viven en extrema pobreza y sufren a consecuencia del agua contaminada muchas enfermedades”, palabras de la Madre María Elva, MJVV. Encargada de la Parroquia Santísima Trinidad.

Sin embargo, gracias a la ayuda del Pbro. Enrique Bustamante, el equipo de pastoral de la Parroquia Santísima Trinidad, el Arquitecto Franz Bustillo, las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima y la Comisión de proyectos del Arzobispado de Cochabamba, quienes presentaron dos proyectos a la Fundación Populorum Progressio, se logró financiar la compra de 9 aljibes (5 para la comunidad indígena del Buen Pastor y 4 para la Mercedes Lojojota).

0339 BOLIVIA 13

Pbro. Enrique Bustamante bendice uno de los aljibes en la misa de inauguración y entrega definitiva.

Los aljibes son una técnica antigua inventada por la necesidad de colectar y almacenar agua de las lluvias principalmente en zonas rurales. El almacenamiento de agua en estos tanques es una solución factible para muchas familias que viven con la necesidad de obtener agua pura, en especial durante la época seca. De igual forma es un método ecológico, limpio y efectivo, apto para el consumo humano y animal, sin producir impactos al medio ambiente.

“Para la desinfección del agua luego de su captación, es posible aplicar técnicas innovadoras y sencillas como el método SODIS, que resulta efectivo para la purificación del agua antes de su consumo -comentó el Arquitecto Franz Bustillo-, este consiste en colocar el agua en recipientes de plásticos (desechables) y colocarlos por el lapso de un día en lugares donde reciban los rayos del sol, de esta manera, el agua ya es apta para el consumo humano.

El proyecto aprobado durante la reunión anual del Consejo de Administración de la Fundación Populorum Progressio, realizado en Arequipa, Perú en 2013, por un monto de US$30.000 dólares, contribuyó a cumplir el objetivo principal para mejorar la salud integral de las comunidades, enfrentando de una manera eficiente y efectiva la alta mortalidad infantil y de la tercera edad, garantizando la vida de los niños y de todos sus pobladores en general.

“Agradezco al Dios de la vida, por la oportunidad de servir a nuestros hermanos indígenas más desprotegidos de la zona más alejada y difícil de nuestra jurisdicción eclesiástica como es el TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure). Agradezco a todos nuestros benefactores que a través del Papa Francisco nos han permitido mejorar las condiciones de vida de nuestros hermanos más desprotegidos. Gracias por todo y que el Señor bendiga sus proyectos”, concluyó el Pbro. Enrique Bustamante, encargado del proyecto.

Leave a Reply