Construcción de aula para niños de Matachí, México

By 14 marzo, 2017 Español

La comunidad de la Congregación religiosa ‘Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres’, fue fundada por San José María de Yermo y Parres en 1885, trabajando por el amor a Dios en el servicio misericordioso a los hermanos necesitados, especialmente a los más pobres.

En 1978, llegan al pueblo de Matachí con la finalidad de hacerse cargo de la ‘Escuela Primaria Miguel Ángel’, fundada por el Padre Miguel Ángel Delgadillo en 1959 para que todos los niños de la comunidad pudieran acudir a su derecho a la educación. “Él se dio cuenta del grave problema que atravesaba la educación en la localidad, pues la demanda educativa era mucha para una sola escuela y además hacía falta incluir en la educación bases morales y religiosas”. (Siervaspadreyermo.org, 2016)

Con el paso de los años, la escuela fue creciendo a tal punto que se necesitó un aula anexa para atender a los niños de preescolar, quienes a su vez necesitaban de un espacio para juegos y actividades, manteniendo todas las medidas de seguridad e higiene requeridas. Por esta razón, llega en el año 2006 el proyecto para la ‘construcción de aula y baños en la ‘Escuela Primaria Miguel Ángel’, apoyada por el Obispo de la Diócesis de Cuauhtémoc-Madera, Monseñor Juan Guillermo López Soto.

“En un principio el nivel de preescolar nació como una necesidad, ya que los niños venían a primer grado sin una preparación previa para iniciar su educación primaria, esto provocaba que se perdieran los primeros meses del curso enseñando al niño desde cómo tomar el lápiz -comentaba la Hna. Gloria Ochoa Chaparro, Superiora Local, responsable del proyecto-, así que se decidió utilizar un salón de la escuela para recibir a los niños más pequeños, pero con el paso del tiempo el nivel preescolar se acreditó y fue creciendo en número, pero no en espacio”.

Los alumnos de la Escuela son en su mayoría hijos de familias pobres, por esta razón muchos padres se ven en la necesidad de emigrar a Estados Unidos en busca de recursos para mantener a su familia, otros, se dedican a la agricultura con el riesgo de perder, debido a que no se cuenta con un sistema de riego para las cosechas, dependiendo exclusivamente de las lluvias. “Nuestra labor en el área educativa es ante todo de promoción humana y cristiana, para que la niñez pueda ir creciendo en su autoestima de hijos de Dios y buenos ciudadanos -comentaba en ese entonces, la Hna. Gloria-, actualmente se ve mayor necesidad de iniciar esta formación desde el primer año de preescolar debido a la desintegración familiar, porque las madres trabajan y los pequeños se quedan solo en su casa, en la calle o con amigos mayores”.

“Pido al Corazón de Cristo que lleve a buen fin todos sus proyectos, que el Espíritu Santo los ilumine, fortalezca y les conceda los recursos necesarios para que a través de la Fundación continúen apoyando a nuestros hermanos más necesitados”, Gloria Ochoa Chaparro, Superiora Local.

Al ser planteado el problema a la comunidad, los padres de familia fueron unos de los primeros en apoyar el proyecto y estar en la mejor disposición de participar en la medida de sus posibilidades, especialmente referente a la construcción y aportando la mano de obra. Para ello realizaron actividades donde recaudaron un total de US$966.28. Así mismo, las hermanas de la Congregación, buscaron apoyo de otras entidades y recaudaron US$1.394,74, dinero que fue sumado a los US$10.000 que aportó la Fundación Populorum Progressio.

Con el dinero recolectado comenzó la construcción de un espacio exclusivo para los niños de preescolar, el cual debía contar con baños adecuados para los menores y un espacio libre para juegos y actividades. Para ello, se compraron materiales como ventanas, cementos, tubos, bloques de concreto, artículos para baños, puertas, tejas, madera, pisos, entre otros. Así mismo, se contrató un ingeniero y dos albañiles que junto con algunos padres de familia realizaron el trabajo. “Todo fue un proceso muy bien estructurado, primero se realizó la contratación y organización de los grupos de trabajo, luego se hizo la nivelación y excavación del terreno, la cimentación y levantamiento de paredes y conclusión de la construcción de aula y baños, todo esto para finalmente realizar la inauguración, evaluación y el envío de los informes a la Fundación Populorum Progressio”, comentó la Hna. Gloria Ochoa.

El proyecto benefició directamente a 108 alumnos que ya estudiaban en la escuela y a 26 nuevos estudiantes que ingresaron en el 2007 al grado preescolar. “El aula se considera muy apropiada para los niños, ellos se sienten felices en ese lugar y las madres tienen más confianza de dejar a sus hijos en la escuela, ya que cuenta con toda la seguridad requerida”, afirmó la Hna. Gloria. El proyecto se terminó antes de lo planeado, pese a que durante su desarrollo se presentaron dificultades con respecto al clima, ya que las fuertes lluvias llegaron en noviembre y la nieve impidió realizar el trabajo en diciembre y enero, dificultando el traslado del material y la construcción del aula.

El alumnado fue abundante durante varios años, sin embargo, últimamente ha disminuido debido a que se han construido nuevas escuelas en la localidad, sin embargo, el trabajo y amor de la Congregación religiosa ‘Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres’, seguirá apoyando la escuela y a todos los niños de Matachí para sembrar la semilla de la educación y ver crecer hombres y mujeres líderes del progreso.

Leave a Reply