REFUGIO PARA ABUELOS POBRES EN ZIPAQUIRÁ

El grave problema de abandono que sufren los adultos mayores en Latinoamérica y del que no escapa Colombia, fue una de la razones para que se creara el Hogar de María  con el fin de ayudar a las mujeres campesinas abandonadas que fueron llegando en gran número con el paso del tiempo.

Muchos años han pasado desde cuando  se iniciara el proyecto de la Fundación Centro Social San José, en la Diócesis de Zipaquirá, Colombia, unos 50 kilómetros al norte de Bogotá.

“Lo perdieron todo, incluso su dignidad”, asegura Monseñor Germán Morales, recorriendo las instalaciones del Hogar que acoge en la actualidad 23 mujeres mayores a las cuales proporciona alimento, vestido, salud, vivienda, pero especialmente amor.

Flor Marina García, Visitación Moreno,  Georgina Salazar, Celia Rodríguez, Elsa y Ana Rosa, hacen  parte de las numerosas  mujeres que han pasado por allí durante los últimos 40 años.

Muchas  de ellas huyeron de la violencia en sus pueblos; otras, con limitaciones físicas fueron abandonadas a su suerte; y algunas, simplemente lo perdieron todo al llegar a la madurez de sus vidas.

Hasta este poblado, frío y lleno de historia, donde se levanta la catedral de sal, llegó la ayuda del Santo Padre a través de la Fundación Populorum Progressio que entregó los recursos para mejorar cielos rasos, construir áreas de aseo, andenes y  dotar el centro médico del Hogar de María una obra que además promueve  la formación y el desarrollo integral, educando a la persona humana para una vida comunitaria y trascendente a través del Centro Social San José.

La presencia  del Papa Francisco,   para ayudar a los más necesitados de Latinoamérica,  se concreta en un gesto de amor a través de la Fundación Populorum Progressio, que muestra la acción de Jesús en nuestras vidas y  nos recuerda  que ¡TODOS SOMOS UNO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *